domingo, 21 de mayo de 2017

El cine y el arte

La relación entre el cine y el arte ejemplificada  por la colaboración de artistas como Dalí en "Recuerda" de Alfred Hitchcok, secuencias de películas de Godard, dibujos y carteles… en la exposición de Caixaforum.
















Histoire(s) du cinéma. 3A: La Monnaie de l’absolu - Jean-Luc Godard (1998) from weiD on Vimeo.

martes, 16 de mayo de 2017

The classical rebel - Teodor Currentzis






En una reciente entrevista el joven director de orquesta Teodor Currentzis habla de la fuerza de los sueños para llevarnos hacia delante y de que hay que irlos renovando en cuanto los cumplimos.

También cuenta lo que significa para él la música, cuales son los valores éticos de su país, Grecia, por los cuales puede regirse cualquiera aunque no tenga ascendientes de esta nacionalidad…

En la actualidad trabaja en una ciudad rusa, Perm, muy alejada de los círculos musicales habituales pero su energía y pasión por el trabajo han hecho que haya creado en ella una orquesta con la que ha realizado grabaciones de grandes óperas mozartianas y presentado particulares versiones de grandes autores.

Su forma de dirigir, su atuendo, sus opiniones y su deseo de innovar y no conformarse le han hecho ser considerado un rebelde dentro del mundo de la música clásica que suele caracterizarse por ser conservador.

sábado, 22 de abril de 2017

Mozart y Salieri de Nikolai Rimski-Korsakov - Teatro músical de Cámara en la Fundación Juan March



Una ópera lírica en un atto y dos escenas de la obra de Aleksandr Pushkin. Coproducción de la Fundación Juan March y el Teatro de la Zarzuela, dirigida por Borja Mariño y Rita Cosentino.

Muchos nos acordamos todavía del  Amadeus de Milos Forman que a su vez se inspiró en una obra teatral de Peter Shaffer, una fantasía sobre la vida de Mozart muy popular y discutida en su momento.






Aquí la supuesta rivalidad de Mozart y Salieri habría llevado a este último a envenenar a su competidor al que envidiaba profundamente.

En el relato de Pushkin aparece este mismo motivo en el que Rimski-Korsakov se inspiró para crear su  ópera que se estrenó en 1897 con Rajmaninov al piano.

Es 1791, una tarde cualquiera de octubre en Viena.
Comienza la ópera...





                                                       
                                                Mozart y Salieri de Rimski-Korsakov


La sesión de este miércoles próximo (26 Abril 2017)  será retransmitida en directo por Radio Clásica. A las 19:30

miércoles, 12 de abril de 2017

Arquitectura modernista en Eslovenia, Praga y Viena - Joze Plecnick

En el madrileño Colegio de Arquitectos se expone una muestra de varias de las intervenciones urbanísticas realizadas en la ciudad eslovena de Liubjana por Joze Plecnick.

Su obra refleja una capacidad de trabajo y una sensibilidad poco comunes y hacen desear recorrer esa ciudad y descubrirlas poco a poco.

Las imágenes de su casa, su taller y su jardín nos acercan a su vida personal.



http://www.tugranviaje.com/europa/eslovenia/la-ljubljana-de-plecnik/


















jueves, 6 de abril de 2017

Le chat du rabin - Joann Sfar El gato del rabino



Este dbujante al que le gusta "contar historias que hagan a la gente tener ganas del mundo" es el autor del cómic (y luego película) El gato del rabino, una visión distinta de los conflictos religiosos que con demasiada frecuencia complican la convivencia humana en muchos lugares del planeta.

Una mirada tolerante, alegre y curiosa sobre personas que piensan distinto pero que pueden estar juntos y pasarlo bien.

Si además eres amigo de los gatos ya tienes otra razón para ver las aventuras de este gato aventurero que a ratos habla con los humanos y otras los observa con asombro.











http://luciolicinio.blogspot.com.es/2012/09/el-gato-del-rabino.html

https://gatosyrespeto.org/2014/07/04/el-gato-del-rabino-y-joann-sfar/

sábado, 1 de abril de 2017

Snow White y Otra vuelta de tuerca, ilustrados por Ana Juan

 Dos relatos muy distintos: Blancanieves, un cuento tradicional recogido por los hermanos Grimm y Otra vuelta de tuerca de Henry James.

Dos libros ilustrados por Ana Juan.

El primero se transforma en una historia más oscura y sin el habitual final feliz al que nos han acostumbrado los relatos para niños.

Ana Juan lo lleva al periodo entre las dos guerras mundiales y se inspira en otros artistas como Otto Dix para reflejar un mundo lleno de violencia y crueldad en el que una adolescente no puede ser libre ni tomar sus propias decisiones.

Snow White será perseguida por su madrastra, buscará refugio en el bosque donde los enanitos la explotarán y cuando por fin su madrastra vuelve a encontrarla y le ofrezca una jeringa con la que olvidarse de sus problemas todos creerán que ha muerto.

Aún así un hombre acaudalado compra su cuerpo y consigue despertarla aunque no su amor ni su felicidad. Ella sueña con tener una hija que le haga compañía.























viernes, 31 de marzo de 2017

Mimosas en flor





Mucho antes de que llegara la primavera a Madrid había árboles que se adelantaban y florecían...

martes, 21 de marzo de 2017

Big Little lies - las mentiras de cada día









Tres madres coinciden en el primer día de clase de sus respectivos hijos en una prestigiosa escuela primaria en Monterrey, California.

La amistad que las unirá va haciendo que conozcamos algunos de los secretos que han ocultado celosamente hasta entonces.

Para Celeste (Nicole Kidman) un marido violento y celoso por el que ha abandonado su gratificante trabajo de abogada.

Para Madeline la insatisfacción personal y los conflictos con su primer marido con el que su hija mayor decide irse a vivir. Su actual pareja, su hija pequeña, sus proyectos de teatro y sus ocasionales aventuras no terminan de hacerla feliz.

Y para la más joven, Jane, una madre soltera recién llegada a la ciudad y que sobrevive con trabajos ocasionales, son los traumáticos recuerdos de una romántica cita hace unos años que acabó en una violación.

La serie empieza con la investigación de un asesinato y muy probablemente una de ellas sea la víctima o la homicida.

Los que hayan leído en libro en el que se basa seguramente saben ya quien aunque quizá en este caso el final no sea fiel a la novela original.

No hay muchas series donde las protagonistas sean realmente buenas amigas y sería una lástima que algo rompiera violentamente esta relación de confianza y apoyo mutuo que se muestra en la pequeña pantalla y que es tan habitual y tan cotidiana en la vida de todas las mujeres, particularmente en las madres de niños pequeños que se conocen en la puerta de un colegio.

martes, 14 de marzo de 2017

One thing at a time - Leo Batauta. Zen habits

The Practice of One Thing at a Time

BY LEO BABAUTA
There’s a Japanese term, “ichigyo-zammai,” that basically means full concentration on a single act.
Sunryu Suzuki described this practice in his book, Zen Mind, Beginner’s Mind, and said this practice of being fully in the moment with the activity is enlightened activity.
“So instead of having some object of worship, we just concentrate on the activity which we do in each moment,” Suzuki Roshi wrote. “When you bow, you should just bow; when you sit, you should just sit; when you eat, you should just eat.”
He said when we just do that one activity, we express our true nature.
What a beautiful idea, that when we aren’t present, our true nature cannot fully express itself … but when we are truly just doing whatever we’re doing, we start to express our true selves.
But it’s easier said than done. How often are we not in the moment?
Think about times when we are:
  • Jumping between tasks in a browser
  • Checking our phones while doing other things throughout the day
  • In a rush to do the next thing while still doing the current thing
  • Thinking about other things when someone is talking to us
  • Irritated by someone when they interrupt whatever we’re doing
  • Taking whatever we’re doing for granted, because it’s dull or routine
It turns out, we are very rarely fully in the moment with any single activity. How can we try this enlightened activity of full concentration on one act?

How to Do One Thing at a Time

These are as much reminders to myself as they are reminders for you, but here’s what I’ve been practicing with:
  1. When you start an activity, turn to it with your full attention and set an intention to be present with the act, to do nothing but this activity. You might think, “Just walk” or “Just read” or “Just drink tea.”
  2. You might open up a wide-open, sky-like panoramic awareness as you do the activity, being fully engaged with the entire moment.
  3. When you notice yourself thinking about something else, or getting your attention pulled elsewhere, or starting down a pattern of judgment, resentment, etc. … just notice. Then return to being fully present with the activity.
  4. Empty your mind of preconceived ideas about the activity, and just be curious about what the activity is actually like, right now, as it unfolds. Allow yourself to be surprised.
  5. Treat every object with reverence, as if it were your own eyesight.
  6. See the brilliance of each moment, of each activity, that underlies everything around us.
Just write. Just shower. Just give someone your full attention.
As we give each activity our full loving attention, we start to appreciate each person, each object, everything around us as something worthy of respect, love, and gratitude.
We start to take life up on the opportunity to fully engage with it, with a smile and a bow.

sábado, 11 de marzo de 2017

¿The good fight es una serie feminista?



Si tecleas "series feministas" verás que The Good Fight (continuación de la serie The good wife) aparece como una de las series que superan el test de Bechdel.

Es decir tienen al menos dos personajes femeninos, hablan entre sí en algún momento y el tema no es su vida amorosa o sentimental. Vaya, que no hablan de hombres todo el rato. 

En este caso las tres protagonistas, todas ellas abogadas, tienen que afrontar situaciones personales y profesionales muy complicadas en la America post Trump.

Una de ellas decide jubilarse y comprarse una casa en el sur de Francia en cuanto ve el giro que toma su país con las elecciones a la presidencia de Estados Unidos.

Ella ha apoyado a la otra candidata y cree que ha llegado el momento de retirarse a "escribir sus memorias" pero no contaba con que el amigo al que confiaba sus inversiones fuera a acabar en la cárcel en medio de un gran escándalo y que ella iba a perder no solamente los ahorros de toda su vida sino también su credibilidad personal,  ya que había recomendado a muchos clientes y conocidos que invirtieran así también su dinero.

En ese momento su vida empieza a tomar un rumbo con el que no contaba y acabará trabajando para un despacho de abogados afroamericanos que trabajan contra la brutalidad policial. Ellos serán los únicos que querrán ofrecerle un trabajo.

La otra joven abogada es la hija del protagonista del escándalo y se enfrenta a las noticias sobre su vida privada y a la invasión de su intimidad. De ser la hija de una familia acomodada e influyente pasa a ser el blanco de las iras de los inversores engañados.

La tercera protagonista es una joven abogada afroamericana que trabaja en el mismo bufete que Diana Lockhart a los que los seguidores de The Good Wife ya conocen.

La única a la que no encontraremos es a Alicia Florick. Pero no la echamos de menos.

En definitiva, ¿es una serie feminista? A mí no me lo parece aunque pase el test. Presenta personajes interesantes, diferentes a los habituales, independientes y con vida propia.
Que no es poco en los tiempos que corren…
Y habla de lo que pasa. Que tampoco está mal.



martes, 7 de marzo de 2017

¿Para qué sirve perdonar? Fernando Trias de Bes



                                Sr García

Apaciguar la ira tras el daño recibido, eliminar la sed de venganza, supone restablecer el equilibrio y ser libre para siempre respecto al hecho o persona que nos ha herido.
Aquí está el enlace al artículo completo, aparecido el pasado domingo en la sección Confidencias. Psicología del diario El País.

http://elpaissemanal.elpais.com/confidencias/saber-perdonar/

Yoga poses to connect you to the Air Element by Melssa Eisler

7 Yoga Poses to Connect You to the Air Element 


What better way to connect to the five elements—earth, fire, air, water, space—than to incorporate each of them into your daily yoga practice? Doing so can help you become more aware of their effects and balance them within yourself.
In previous articles in this series, I discussed how to better connect to the fire element, earth element, and water element through a series of yoga poses and meditations. Now I’d like to focus on the air element, or Vayu.
The air element is associated with the fourth chakra, Anahata or heart chakra, and is located over your sternum. This element and chakra are associated with love, freedom, openness, mobility, frivolity, positivity, and intellect. When the air element is balanced, you are able to freely give and receive love, feel light and open, be compassionate, feel motivated and innovative, and express mental agility. An unbalanced air element—either too much or too little—may lead you to feel withdrawn, noncommittal, unproductive, unfocused, sluggish, or overloaded with racing thoughts.
There are many ways to bring balance to the air element during your yoga practice, including the following:
  • Bring awareness to your breath
  • Include incense in your yoga practice
  • Try aerial yoga
  • Include flow (think “wind”) in your sequence
  • Learn breathing techniques such as Nadi Shodhana (alternate nostril breathing)
  • Practice chest-opening yoga poses, and other asanas that help you connect to the air element, like the ones listed here…

1. Easy Pose (Sukhasana)

easy poseBefore you start your yoga practice, you’ll want to bring awareness to your breath and connect to the air element. This is a seated pose, but don’t let the name confuse you—easy pose can be quite challenging, especially with a monkey mind. Practice this pose while bringing all of your attention to your breath—in and out through the nose.
  • Start in a seated position with your legs extended in front of you.
  • Bend your knees and cross your legs in front of you at the shins.
  • Place each foot under the opposite knee, and place your hands on your knees, palms down.
  • Balance your weight evenly. Align your head, neck, and spine.
  • Hold for 5 to 10 slow, steady breaths.
  • Release and change the cross of your legs.

2. Cobra Pose (Bhujangasana)

cobra poseStart your yoga practice by opening up your chest with this pose. The air element is embodied in the breath and opening up your chest allows you to expand your lung capacity.
  • Begin by lying prone on the floor with your big toes touching.
  • Place your palms on the floor with your elbows bent and fingertips slightly behind your shoulders.
  • As you press your elbows toward your torso, lift your head and upper chest.
  • Hold for 5 to 10 breaths.

3. Cow/Cat Pose (Bitilasana/Marjaryasana)

cat cow poseCombining Cow Pose with Cat Pose creates a continuous and deliberate flow of air movement as you expand and contract your chest. Focusing on your breath as your move through these two poses is a great way to connect to the air element.
  • Come to your hands and knees, with your body in a tabletop position.
  • Bring your wrists underneath your shoulders and your knees under your hips.
  • Spread your fingers and press your palms into the ground.
  • Draw your shoulder blades onto your back and curl your toes under.
  • On an inhale, move into Cow Pose by arching your back and allowing your belly to sink to the floor.
  • Lift your head and look straight in front of you.
  • On an exhale, move into Cat Pose by rounding your spine and tucking your chin to your chest.
  • Repeat Cow/Cat Pose for 5 to 10 cycles of breath.

4. Bow Pose (Dhanurasana)

bow poseBow Pose looks like an archer’s bow: your torso and legs representing the body of the bow, and your arms the string. This pose is another good one to open up your chest and better connect to the air element.
  • Lie flat on your belly with your arms alongside of you.
  • Bend both knees so the soles of your feet are facing the ceiling.
  • Wrap your hands around your ankles or feet.
  • Lift your head, upper chest, and thighs off the floor.
  • Helpful modification: Use a yoga strap to catch the feet if your arms can’t quite reach around to hold them.
  • Hold for 5 to 10 breaths.

5. Bridge Pose (Setu Bandha Sarvangasana)

bridgesThis gentle backbend will open up your chest, helping to keep your spine flexible.
  • Lie on your back with your knees bent and your feet flat on the floor—hip-width apart and directly under your knees.
  • Keep your arms straight along the sides of your body, and shuffle your shoulder blades slightly underneath the body.
  • Press the palms of your hands into the floor and engage your quadriceps and stomach muscles.
  • Slowly lift your hips and spine, and continue to draw your shoulders under your body, possibly even interlacing your hands below your hips.
  • Helpful Modification: Bring a block or bolster under the base of your spine to support your body weight.
Hold for 5 to 10 breaths, and then slowly release, starting to lower from the shoulders until your back and hips are flat on the floor.

6. Camel Pose (Ustrasana)

camel poseCamel Pose is a more advanced chest-opening pose, so make sure to be aware of your body and its limits, especially if you have lower back or neck issues.
  • Kneel on the floor with your knees hip-width apart and your thighs perpendicular to the floor. Tuck your toes under.
  • Bring your hands to your low back, your fingers pointing down.
  • Inhale and draw your hips forward, while walking your gaze up and back. You should feel an opening of the chest. .
  • To deepen the pose, continue to lean back and reach for one heel at a time. Hold onto each of your heels, with your fingertips pointing toward your toes and thumbs on the outside of each foot.
  • Keep your thighs perpendicular to the floor, with your hips directly over your knees.
  • Hold for 5 to 10 breaths.

7. Lord of the Dance Pose (Natarajasana)

dancer poseWhen you’re ready to add a little challenge to a chest-opener, this pose will also give you the opportunity to practice balancing.
  • Begin by focusing your eye gaze on one point that is not moving.
  • Bring your weight to balance on the right leg.
  • Slowly reach your left hand for the inside of your left ankle as your start to draw your chest forward and your right leg back.
  • Extend your right arm overhead as you continue to draw your heart forward and up.
  • Hold for 5 to 10 breaths.
  • Slowly release and repeat on the other side.

Experience the mind-body harmony of yoga in ways that will change your life at our signature meditation and yoga retreat, Seduction of Spirit. Learn More.


About the Author

Melissa Eisler

Certified Yoga and Meditation Instructor and Writer
Melissa is the Senior Content Strategist at the Chopra Center. Also a yoga instructor, she is passionate about motivating people to live a healthy, balanced, and purposeful life. Melissa is the author of The Type A's Guide to Mindfulness: Meditation for Busy Minds and Busy People , a practical guide for new meditators in the modern world, and the creator of mindfulminutes.com , a personal blog about mindfulness and life balance in the digital age. Melissa teaches Vinyasa classes at her favorite studio in San Diego, meditation and yoga to kids and families in the oncology ward at...Read more

sábado, 4 de marzo de 2017

Días de ayer -- José Hierro



Días de ayer, nos modelasteis
 crudamente y a vuestro modo.

Días de ayer  ¡Dios os perdone
lo que habéis hecho de
nosotros!


A un lugar donde viví mucho tiempo
Tierra sin nosotros (1947)
José Hierro




Visiones de Hierro

José Hierro o la poesía como acción de espectros

Por María Ángeles Maeso
José Hierro tiene 14 años cuando estalla la Guerra Civil. Su padre es detenido en 1937 y no saldrá de la cárcel hasta 1941. 




En septiembre de 1939, José, con 17 años, es encarcelado por haber intentado ayudar a su padre, se le acusa de pertenecer a una red clandestina de ayuda y socorro a los presos. Es procesado y condenado a doce años y un día de reclusión. Tras haber pasado sucesivamente por los penales de Santander, Comendadoras (Madrid), Palencia, de nuevo Santander, Porlier y Torrijos (Madrid), Segovia y Alcalá de Henares, abandona la cárcel en enero de 1944; pocos días después, muere su padre.
Son datos de una biografía que Hierro solía escamotear. «No tuve intención de ocultarlo ni de contemporizar con el régimen franquista. Simplemente me parecía una ordinariez declarar ‘le voy a contar lo que he sufrido’… Me parecía patético», afirmó en una entrevista de 1991.
Su poesía eludirá igualmente el biografismo sentimentaloide, consciente de que su historia es la de «un hombre común» no la llevará a su obra para sumergirnos en el tremendismo ni en el banderismo panfletario, sino para presentarnos la raíz común, hecha de alegría y dolor, que late en el conflicto de la experiencia que se sabe compartida.
En su primer libro, Tierra sin nosotros (1947), esta experiencia carcelaria queda recogida en un poema titulado pudorosamente así «A un lugar donde viví mucho tiempo». Y ante ese lugar, que es la cárcel, interroga:
¿No te acuerdas de nuestro gozo,
de nuestras risas, nuestros juegos,
de las llamas de nuestros ojos?
Y el poema concluye:
Días de ayer, ¡Dios os perdone
lo que habéis hecho de nosotros!
Por eso, incluso en los primeros libros, (Tierra sin nosotros, 1947, Alegría, 1947, Con las piedras, con el viento, 1950) donde la evocación de esos días terribles de país en guerra y posguerra está tan presente, cabe también una lectura intemporal según las claves que se mantienen en su obra futura: condenación y supervivencia. Dolor y alegría. 
Vivimos y morimos muertes y vidas de otros
[….]
Pero vivimos. Llevan nuestras aguas la esencia
De las muertes y vidas de vivos y de muertos.
Ya veis si es bien alegre saber a ciencia cierta
Que hemos nacido para esto.
Y así nos deja una identificación de la alegría con la mera conciencia de saberse vivo, su forma de afirmar de la vida. José Hierro hace de su obra un ejercicio para dar fe de vida, no sólo de su vida, y así es como consigue dar fe de todo su tiempo, y no sólo el de la Quinta del 42, (1952) que es otro de sus libros con el seguirá ahondando en una visión poética del mundo que implica, como toda su obra, una ética de la resistencia.
Su reclamo de la palabra sencilla, sobria, su economía de recursos expresivos tiene como ideal la palabra cantada que nos llega sin intermediarios, por eso trabaja tanto la musicalidad y la plasticidad en cada poema. Repeticiones incesantes y encabalgamientos son sus dos técnicas básicas.
Si el uso del encabalgamiento persigue darle fluidez al discurso, un aspecto narrativo, a veces como de prosa para llegar al buscado aire de naturalidad, el motivo de las reiteraciones obedecerá al conflicto de ese estar sin salida, ya que en la cosmovisión del poeta la vida, concebible unida a un tiempo, a un lugar y a un movimiento, con frecuencia se ve enfrentada a nociones como lo «sin tiempo», «lo sin tierra», o «la inmovilidad».
«Imaginar y recordar / se superponen y confunden» porque la poesía no es otra cosa que «acción / de espectros, vino con remordimientos» dirá en el Libro de las alucinaciones (1964). Vivir, que «del vivir nace el cantar» y «cuando la vida se detiene, escribir sobre lo pasado o sobre lo imposible». 
Son elementos que fijan su poética entre el imaginar y el recordar, entre el dolor y la alegría fijados alucinadamente desde el principio, en una veta irracionalista que ya estaba muy presente en Cuanto sé de mí, (1957). De modo que «reportajes» y «alucinaciones» están repartidos por toda su obra porque no hay un José Hierro testimonial y cronista y otro José Hierro imaginativo y alucinado, como muchos nos presentan. Él mismo, en Agenda, (1991) nos dará la clave para deshacer el simplismo reduccionista: «La poesía no se hace con ideas, mi querido Degas (gracias, Stéphane Mallarmé, por recordarlo), sino con palabras. De acuerdo, siempre que no se entienda que estorban las ideas».
Con un desdoblamiento de voces (Cuaderno de Nueva York, 1998) se cierra la obra de un poeta que ha elevado a categoría estética la pérdida y la derrota, la penuria de los acosados y excluidos, la del hombre común.
Miembro de esa promoción de posguerra («Yo creo que está por perfilarse todavía la promoción —o más bien oleada— de posguerra, a la que, por cronología, pertenezco», dijo él) y marcado como ellos por el peso de un pasado vigilante, supo dejarnos como lección intemporal esa que consiste en dignificar la derrota al tiempo que se afirma la vida.

martes, 28 de febrero de 2017

domingo, 26 de febrero de 2017

Philippe Halsman. Sorprendeme... Fotografías en Caixaforum Madrid

Una exposición de más de 300 fotografías realizadas por Philippe Halsman y entre las que se encuentran los retratos de muchos iconos del siglo XX.

Intelectuales, artistas, modelos, políticos ...posaron para él y muchos de ellos aparecieron en las portadas de la revista Life.

Una forma de relajar a los retratados y de hacer que cayeran las "máscaras" era sugerirles que saltaran y reflejar ese momento de espontaneidad y naturalidad únicos y originales.

Colaboró durante casi 40 años con el pintor Salvador Dalí al que le unían el interés por el psicoanálisis, el origen europeo, la ironía y la creatividad.





Grace Kelly




Anthony Perkins





Angelica Houston 



Marilyn Monroe saltando



                                                       Marilyn haciendo pesas...








                                                       Alfred H. y Tippi en Los pájaros


Brigitte Bardot en la Costa Azul, 1955


Audrey Hepburn