lunes, 30 de mayo de 2016

Las amistades desaparecidas - Javier Marías

La otra noche me forcé a llamar a una vieja amiga (lo es desde hace cuarenta y tantos años), para por lo menos hablar con ella, ya que en los últimos tiempos nos vemos poco. Poco, pero todavía nos vamos viendo, lo cual ya es mucho, pensé, en comparación con lo que me sucede con decenas de amistades, o les sucede a ellas conmigo. Me temo que nos ocurre a todos, y en algunos momentos produce vértigo acordarse de las personas dejadas por el camino, o –insisto– que nos han dejado a nosotros orillados, colgados o en la cuneta. A veces uno sabe por qué. Las peleas, las decepciones, las ingratitudes, son algo de lo que nadie se libra a lo largo de una vida de cierta duración, pongamos de cuatro décadas o más. Casi nada hiere tanto como sentirse traicionado por un amigo, y entonces la amistad suele verse sustituida por abierta enemistad. Uno puede no ir contra él, no atacarlo, no buscar perjudicarlo en atención al antiguo afecto, por una especie de lealtad hacia el pasado común, hacia lo que hubo y ya no hay. Lo que es casi imposible es que no lo borre de su existencia. Uno cancela todo contacto, pasa a hacer caso omiso de él, lo evita, y cabe que, si se lo cruza por la calle, mire hacia otro lado, finja no verlo y ni siquiera lo salude con el saludo más perezoso, un gesto de la cabeza.
Uno sabe a veces por qué. Curiosamente, las cuestiones políticas son, en España, frecuente motivo de ruptura o alejamiento. Si dos amigos divergen en exceso en sus posturas, es fácil que acaben reñidos sin que se haya dado entre ellos nada personal. Cabe la posibilidad de no sacar esos temas, pero es una alternativa siempre forzada: en el intercambio de impresiones se crea un hueco incómodo y que tiende a ocupar cada vez más espacio, hasta que lo ocupa todo y no hay forma de rodearlo, ni de disimular. Se charla un poco de fútbol, de la familia, del trabajo, pero la conversación se hace embarazosa, ortopédica, sobre ella planea el independentismo vehemente que uno de los dos ha abrazado, o su entrega a la secta llamada Podemos, o su conversión al PP, por ejemplo. Cosas que el otro no puede entender ni soportar. Hay ocasiones más sorprendentes en las que uno también sabe por qué: porque presenció una mala época del amigo, que éste ya dejó atrás; porque le prestó o dio dinero, o lo vio en momentos de extrema debilidad. Hay quienes, lejos de tenerle agradecimiento, no perdonan a otro el haberse portado bien, o el haberles sacado las castañas del fuego. Cuando echamos una mano, del tipo que sea, en realidad nunca sabemos si estamos creándonos un amigo o un enemigo para el resto de la vida, y eso es particularmente arriesgado hoy en día, cuando hay tanta gente necesitada de manos para sobrevivir. Por propia experiencia, cada vez que echo una, me pregunto si recibiré gratitud por ella o una inquina invencible e irracional, un desmedido rencor. Supongo que el mero hecho de pedir ayuda –más aún de recibirla– representa para algunos individuos una humillación intolerable que harán pagar precisamente al que se la presta. Al que estuvo en condición de ofrecérsela y por lo tanto en una posición de superioridad. Aunque éste no la subraye en modo alguno, aunque dé todas las facilidades y reste importancia a su generosidad, hay personas que nunca perdonarán al testigo de su penuria, de su desmoronamiento o de su decadencia temporal. De su fragilidad.
Otras veces alguien se aparta porque al otro le va demasiado bien y es un recordatorio de lo que no tenemos. O porque le va demasiado mal y es un recordatorio de lo que a cualquiera nos puede aguardar. En España hay que andarse con pies de plomo a la hora de mostrar los logros y los fracasos, la alegría y la desdicha. Un exceso de lo uno o lo otro es siempre un peligro, se corre el riesgo de quedarse solo y abandonado. Creo que era Mihura quien decía que un escritor afortunado debía hacer correr el bulo de que estaba gravemente enfermo, para permitir que se lo mirase con piedad y rebajar el resentimiento por sus éxitos: “Ya, pero se va a morir”, es un consuelo que atempera la envidia.
Pero demasiadas veces no sabemos por qué se desvanece una amistad. Por qué las cenas semanales, o incluso la llamada diaria, se han quedado en nada, quiero decir en ninguna cena ni una sola llamada. Sí, aparecen nuevos amigos que desplazan a los antiguos; sí, nos cansamos o nos desinteresamos por alguien o ese alguien por nosotros; sí, un ser querido se torna iracundo, o lánguido y perpetuamente quejoso, o exige invariablemente sin aportar nunca nada, o sólo habla de sus obsesiones sin el menor interés por el otro. De pronto nos da pereza verlo, nada más. No ha habido riña ni roce, ofensa ni decepción. Poco a poco desaparece de nuestra cotidianidad, o él nos hace desaparecer de la suya. Y falta de tiempo, claro está, el aplazamiento infinito. Esos son los casos más misteriosos de todos. Quizá los que menos duelen, pero también los que de repente, una noche nostálgica, nos causan mayor incomprensión y mayor perplejidad.
JAVIER MARÍAS


El País Semanal, 29 de mayo de 2016

sábado, 28 de mayo de 2016

Cartoon - New Yorker - La luz al final del túnel


                                         No, señora. No se ha muerto usted. Es la seguridad del aeropuerto




http://www.newyorker.com/cartoons



jueves, 26 de mayo de 2016

Marcella. Detective. Witness. Suspect- Detective, testigo, sospechosa


Una joven detective,  cuya vida familiar pasa por horas bajas , decide volver al trabajo que abandonó hace varios años
Uno de sus antiguos casos vuelve a abrirse al repetirse varios asesinatos que parecen seguir el mismo patrón.
La implicación de Marcella en el tema empieza a ser muy personal cuando una de las víctimas resulta ser la amante de su marido y la hija de una poderosa familia.
Sus repentinas perdidas de autocontrol y lapsus de memoria, que trata de ocultar a toda costa, la convierten en una posible sospechosa ya que recuerda haber ido a hablar con la mujer asesinada pero ha olvidado qué pasó después…
Del autor de The bridge.

Works of art belong to themseves- Rainer M. Rilke

Works of art belong immeasurably to themselves, and are accessible least of all to criticism. Only love can grasp them and hold them and respond to them fairly. Always trust your own feeling, rather than others' discussions, interpretations and arguments. Should you be mistaken, then slowly and with time the natural growth of your inner life will bring you to fuller awareness.

 - R.M. Rilke

martes, 24 de mayo de 2016

La muerte de Ulises - Pietros Markaris






Una colección de ocho relatos cortos, intensos, emocionantes, inteligentes… Novela negra, historia de los pueblos mediterráneos, tragedias contadas con cierto desapego y distancia y con un conocimiento de primera mano.
Un libro que se termina demasiado pronto y que nos hace pensar en nuestra realidad cercana y amar Grecia a pesar de los pesares.

"Grandes autores han tratado la muerte del héroe de la Odisea, pues Homero no la describió. Con Dante (en el canto XXVI de la 'Divina Comedia') naufraga cerca de Gibraltar ("Tres veces lo hace girar levantando las aguas..."); Dictis el cretense (en 'Crónica de la guerra de Troya') y Shakespeare (en 'Troilo y Crésida') también hicieron su versión. Pero el Ulises de Márkaris es un viejo combatiente deseoso de reposar eternamente en la ciudad de su infancia. Y es aquí que se impone el verso magnífico del 'Ulises' de Lord Tennyson. No lo duden, han oído más de una vez al autor victoriano, mucho más si han seguido la saga de James Bond. En el film 'Skyfall', Judi Dench (como M) declama "y nunca rendirse" mientras un asesino con la cara de Antonio Banderas la tirotea. Como en el cuento, cuando Ulises el protagonista recuerda que "sois viejos como yo" y arriesga la vida: "pero algo antes del fin / ha de hacerse todavía, cierto trabajo noble (y ) aún no es tarde para buscar un mundo nuevo".


http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/petros-markaris-libro-relatos-ulises-4918936

"Seguro que, dentro de 20 años, los lectores de La muerte de Ulises de Petros Márkaris (Tusquets), aún recordaremos el libro por las 62 páginas de Tres días. Estambul, 1955, un tendero griego lleva su vida, más o menos amable, hasta que las noticias de la crisis chipriota envenenan la relación entre el Reino de Grecia y la República de Turquía. Llega la noticia de que una bomba ha estallado en la casa natal de Ataturk en Tesalónica (después se supo que el autor del atentado era un agente turco) y una muchedumbre se lanza a saquear los barrios griegos de la ciudad. La comunidad abandonará Estambul aquel año. "

http://www.elmundo.es/cultura/2016/04/03/56ffa6ea268e3ec9728b45eb.html

viernes, 20 de mayo de 2016

Cuentos sanadores - Susan Perrow


http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160513/401757282160/los-cuentos-tienen-el-poder-de-sanar-heridas.html








Cuál ha sido el cuento más importante en su vida?
El que la transformó. Una noche le conté a mi hijo mayor, Kieren, que tenía entonces siete años, un cuento tradicional inglés, Los brownies.
¿De qué trata?
De un padre que había perdido a su esposa y estaba siempre malhumorado. El hijo le preguntó a su abuela por qué su padre se había olvidado de sonreír, y ella le explicó que los brownies, unos duendecillos, ya no acudían a su casa a hacer las tareas domésticas.
...
La historia es larga, pero la cuestión es que el niño del cuento acaba entendiendo que él debe hacer la tarea de los brownies, así que mientras su padre duerme limpia la casa.
¿Por qué ese cuento cambió su vida?
Durante dos semanas Kieren se levantó muy temprano y limpió la casa mientras yo dormía.
¿Gruñía usted?
Me acababa de divorciar, probablemente yo era esa madre que se había olvidado de sonreír. A raíz de ese acontecimiento, hace 32 años, me tomé en serio los cuentos y les dediqué la vida.
¿Qué ha descubierto?
Los cuentos hablan directamente a la imaginación de los niños, les abren mundos y tienen el poder de sanar sus heridas, miedos y malos comportamientos; los incentivan y los educan. ¿Sabe qué le dijo Einstein a una madre que le pidió consejo para potenciar la mente matemática de su hijo?
“Si quiere que sea más inteligente, cuéntele cuentos a su hijo”.
...Cuando ella insistió en lo de las matemáticas, Einstein añadió: “...Y cuéntele más cuentos si quiere que sea sabio”. Si yo le hubiera dicho a mi hijo “mamá va muy cansada y debes ayudarla”, ¿cree que habría funcionado?
No.
Para los niños el mundo imaginativo y espiritual puede ser tan real como el físico y cotidiano, y cruzan ese puente continuamente.
¿Hay cuentos para cada situación?
La experiencia me lo ha demostrado, como cuando una madre me pidió ayuda para destetar a su hijo de tres años. Inventé el cuento de un koala ya crecidito al que su madre ya no podía cargar en la espalda. El niño siguió pidiendo el cuento, lo fue asimilando, y dejó de mamar.
Increíble.
El cuento se asienta en la cabeza del niño, se convierte en parte de él. Alguien le preguntó a uno de mis hijos a sus seis años por qué le gustaban los cuentos. Él respondió: “Porque piensan sobre lo que yo pienso”.
Hay cuentos luminosos en toda cultura.
Sí, y también podemos aprender a crearlos para combatir la mentira, avaricia, timidez, rabia, envidia..., no hay comportamiento que un buen cuento no pueda iluminar y transformar.
Los adolescentes ya no quieren cuentos.
No quieren sermones, hay que ser sutil para que la historia les alcance, pero yo he visto como el poder de un cuento conseguía que una chica que no quería salir de casa con su silla de ruedas acababa identificándose con una historia y aceptando su situación.
Un simple cuento ¿puede cambiar nuestra actitud ante la vida?
Sí, y proponernos nuevos caminos. Cuando mi hijo pequeño tenía cinco años sorprendió a los mayores hablando de la falsedad de Papá Noel, y decidí inventar un cuento.
¿Cuál era su mensaje?
Que Papá Noel es un espíritu generoso que entra en los niños cuando son lo bastante mayores para ser capaces de construir sus propios regalos. A mis dos hijos mayores les inspiró tanto que inventaron cantidad de regalos para amigos y parientes que envolvieron y pusieron bajo el árbol.
¿También existen cuentos para curar el alma de los adultos?
Imparto seminarios en todo el mundo enseñando a los adultos a crear cuentos sanadores, y la barrera con la que me encuentro para desarrollar su pensamiento imaginativo es el escepticismo, pero los resultados son evidentes...
Consiguió que la Narración de Cuentos fuera asignatura universitaria.
El Gobierno canadiense está invirtiendo mucho esfuerzo en tratar de establecer un currículo educativo que pone el cuento en el centro del día a día de las clases.
¿Para cualquier asignatura?
Sí, el cuento ayuda a crear una conexión imaginativa con la asignatura aumentando la posibilidad de que el niño se entusiasme con el tema.
¿Qué cuento le ha ayudado a usted?
Cuando estábamos en Kenia impartiendo un curso en la Universidad de Nairobi, mi segundo marido y yo fuimos secuestrados por siete hombres armados. Nos ataron y nos llevaron a un lugar donde había otras personas secuestradas, algunas mujeres habían sido violadas.
Un mal trago…
Sobrevivimos de milagro, pero quedamos totalmente traumatizados. Rescindí el contrato y volvimos a Australia. Acudí entonces a un seminario de una famosa cuentacuentos norteamericana, Nancy Mellon, que al ver mis cuentos llamó a su editor inglés.
...Y se hizo famosa.
Los cuentos suelen partir de una situación de desequilibrio y a través de un viaje se llega a una situación de equilibrio. La situación más traumática de mi vida me llevó a lanzar mi carrera.

Por arte del cuento

Esta maestra, que era una madre divorciada a cargo de tres criaturas, se convirtió por arte del cuento en formadora de maestros, profesora de cuentacuentos en varias universidades, de China a Sudáfrica. Ha dedicado su vida a recopilar cuentos e historias de todas las culturas y establecer un método para crear cuentos terapéuticos que imparte en seminarios en todo el mundo (el último, en la recién inaugurada Casa Rudolf Steiner de Barcelona). Recoge su experiencia de más de 30 años en una guía práctica, Cuentos sanadores (ING Edicions) , una ayuda para que padres y educadores puedan gestionar situaciones difíciles y desafiantes (ING Edicions) mediante esas historias y cuentos propios que ha reunido para sanar.

autobiography in five chapters by Nyoshul Khenpo

Chapter 1
I walk down the street.
There is a deep hole in the sidewalk.
I fall in.
I am lost … I am hopeless.
It isn’t my fault.
It takes forever to find a way out.
 
Chapter 2
I walk down the same street.
There is a deep hole in the sidewalk.
I pretend I don’t see it.
I fall in again.
I can’t believe I’m in the same place.
But it isn’t my fault.
It still takes a long time to get out.
 
Chapter 3
I walk down the same street.
There is a deep hole in the sidewalk.
I see it is there.
I still fall in … it’s a habit.
My eyes are open.
I know where I am.
it is my fault.
I get out immediately.
 
Chapter 4
I walk down the same street.
There is a deep hole in the sidewalk.
I walk around it.

Chapter 5
I walk down another street.

miércoles, 18 de mayo de 2016

A mí no - Javier Marías

http://elpaissemanal.elpais.com/columna/a-mi-no/

Javier Marías traduce al castellano un poema del siglo VIII (Promesas rotas o Donal Og en su título original)  que no le deja indiferente.
A mí tampoco.





lunes, 16 de mayo de 2016

Susan Sarandon y Geena Davis 25 años después de rodar Thelma y Louise -



Una película que cambió muchas cosas ¿o no?

Desde luego para sus interpretes  (Susan Sarandon, Geena Davis, Brad Pitt jovencísimo…) el éxito de la película, dirigida por Ridley Scott y muy polémica en su momento, les hizo muy conocidos para el gran público.

Pero no se han repetido historias como ésta. Susan decía que parecía una película del Oeste con dos chicas como protagonistas. Y por supuesto, el Thunderbird sigue allí, estrellado en el fondo de un cañón.


When asked in an interview why her heroines commit suicide at the film's end, Callie Khouri famously responded: "To me, the ending was symbolic, not literal ... We did everything possible to make sure you didn't see a literal death. That you didn't see the car land, you didn't see a big puff of smoke come up out of the canyon. You were left with the image of them flying. They flew away, out of this world and into the mass unconscious.

 Women who are completely free from all the shackles that restrain them have no place in this world. The world is not big enough to support them ... I loved that ending and I loved the imagery.

 After all they went through, I didn't want anybody to be able to touch them." I share Khouri's sentiments about the ending, which I have always loved. To me, it represented not death or punishment but hope, and even a kind of radical, ultimate fulfillment. Today, movies about women end with a wedding. Even its proponents can hardly argue that the aim of marriage is to set women free.



/http://www.theatlantic.com/entertainment/archive/2011/08/thelma-louise-the-last-great-film-about-women/244336/

Y aquí , para los curiosos,  un final alternativo con música de BB King...



sábado, 14 de mayo de 2016

Parenting as a demanding job - Virginia Satir El trabajo de ser padres

  • “Negotiating the adolescent stage is neither quick nor easy. . . . I have often said to parents, “If it isn’t illegal, immoral, or fattening, give it your blessing.” We do much better . . . if we find and support all the places we can appropriately say yes, and say only the no’s that really matter.”

  • “I regard (parenting) as the hardest, most complicated, anxiety-ridden, sweat-and-blood producing job in the world. Succeeding requires the ultimate in patience, common sense, commitment, humor, tact, love, wisdom, awareness, and knowledge. At the same time, it holds the possibility for the most rewarding, joyous experience of a lifetime, namely, that of being successful guides to a new and unique human being.”


  • “I feel that adolescence has served its purpose when a person arrives at adulthood with a strong sense of self-esteem, the ability to relate intimately, to communicate congruently, to take responsibility, and to take risks. The end of adolescence is the beginning of adulthood. What hasn’t been finished then will have to be finished later.”

He descubierto Peoplemaking, uno de los libros que pueden encontrarse en castellano y su visión de la vida familiar y de las relaciones personales me ha parecido muy sugerente y práctica. Nadie nos enseña a ser padres ni a ser hijos...

lunes, 9 de mayo de 2016

Desescombro - El Roto













En la galería madrileña La Caja Negra se muestra los dibujos publicados en prensa (2014-15) por el pintor y dibujante El Roto.

Esta exposición comparte titulo con el libro Desescombro que recoge la colección de dibujos y que ha sido editado por Reservoir Books. 

jueves, 5 de mayo de 2016

Menos mal que hay fantasmas


Aunque las historias de fantasmas suelen entrar en la categoría de relatos de miedo, uno de los últimos artículos de Javier Marías es una serie de recuerdos de como el fantasma literario estaba presente en la vida de su padre, el también escritor Julián Marías, desolado por la pérdida de su esposa e incapaz de seguir escribiendo si ella no podía ya leerle.

Con el tiempo consiguió vencer ese desanimo pensando que le debía a su mujer unos cuantos libros y que ella de alguna forma lo sabría.

Ese es el sentido del fantasma literario del que nos habla. Una forma de ofrecer al filosofo Fernando Savater, afligido por la muerte de Sara, su mujer y colaboradora en tantos proyectos conjuntos, algo de consuelo y esperanza. Esos ánimos que ahora le faltan a Savater ojalá vuelvan para que podamos seguir leyéndole cuando terminemos su último libro "Aquí viven leones" en el que colaboró con Sara para presentar los lugares en los que vivieron unos cuantos escritores a los que admiraban y leían.






http://elpaissemanal.elpais.com/columna/menos-mal-que-hay-fantasmas/

miércoles, 4 de mayo de 2016

martes, 3 de mayo de 2016

From chaos to peace: 12 steps to create a positive emotional anchor

From Chaos to Calm in an Instant: How to Create a Positive Anchor

by: Tris Thorp

What Is a Positive Emotional Anchor?

From the teaching of Neuro-Linguistic Programming (NLP), comes the concept of an anchor. The simplest way to explain an anchor is to think of it as a link to an emotional state. The anchor serves as a reminder or a trigger that puts you into a certain state of being. Of course, anchors can be both positive and negative; however, we’re going to focus on positive anchors.
For example, an athlete will use an anchor to get back into “the zone” so they can regain peak performance in a game. It may be a visual image of shooting the perfect basket or knocking the ball out of the park. A professional speaker will have a routine they do before going on stage to remind them of the positive states they want to be in while presenting. This routine is their way of setting up an anchor—or a positive state. You can use this same concept at any time to help you get out of a chaotic state.

12 Steps to Creating a Positive Emotional Anchor

Here’s a guided visualization to help you create your own anchor to a powerfully calm and peaceful emotional state—or any other positive state you’d like to access in times of stress. If you’d like to use a physical object as your anchor, be sure to have it with you at this time, or you can work with a visual image in your mind.
  1. First, sit comfortably and close your eyes.
  2. Begin by taking a few slow, deep breaths to center yourself.
  3. Think of a highly positive experience in the past when you achieved an incredibly calm and peaceful state, or whatever type of emotional state you would rather feel when you’re overly stressed out.
  4. Have an object like a pendant in your hand or visual image in your mind that will help you remember that feeling.
  5. Now, think of the experience that brought that calm state into being. See the experience through your own eyes, hear the sounds around you, notice any comforting smells or tastes, and feel into it emotionally—as if it is happening now. Make it compelling and feel yourself accessing the desired state as you hold the object or visualize the image that you are linking it to.
  6. See if you can find other similar and equally positive experiences to link to this object or image as well.
  7. Now use your senses in whatever way is best for you to link the object or image to these feelings of peace, calm, and harmony.
  8. Use your breath to secure the anchor by taking a three-second inhale through your nose, and exhaling for six counts out your mouth while making a “ha” sound. Use the exhale to energize the anchor. You may energize it through visual, auditory, or kinesthetic sense. Do this four times.
  9. When you see, hear, feel, or sense the connection has been made (you will know this because you are feeling the desired emotional state now), slowly open your eyes and come back into the room.
  10. You have now created a tangible or visual link to this powerfully calm emotional state that you can use anytime you need to move from chaos to calm in an instant.
  11. Whenever you’re spinning out and you need to come back to this state, stop, close your eyes, take a few deep breaths and touch the object or see the visual image that you anchored.
  12. Allow yourself to return to the calm, peaceful state and remain there for as long as you need—use your “ha” breaths to reconnect if you need to—and then re-emerge when you’re ready.

Remember that life is what we make of it. How we perceive our environment is what creates our reality. If we look at life through the lens of negativity, then negativity is all that we will see. If we choose to look at life through the lens of positivity, then we will see and experience positivity and be able to live in gratitude. It is a choice and, when we have tools—like the guided visualization for anchoring a positive state—we can more easily and effortlessly navigate life’s most challenging moments. This is where you will also begin to realize the power of the mind.
Now that you know how to consciously change emotional states in an instant, where else can you practice shifting your perspective?

http://www.chopra.com/ccl/from-chaos-to-calm-in-an-instant-how-to-create-a-positive-anchor?utm_source=Newsletter&utm_medium=Email&utm_content=CCL+Newsletter+160503&utm_campaign=Newsletter201653

-