sábado, 5 de febrero de 2011

Homenaja a Juan Larrea


Cuando compacto y débil como un corcho,
flotas en el momento y nada hay que retenga
tu balanceo en el vacío,
pides tu salvación a las palabras
que otro ya usó para librarse de lo amorfo,
y te embarcas, desesperado, en los sonidos,
figuraciones, mitos, con que esquivas el terror de la nada,
(en todo semejando al de aquel al que creyeran muerto
y lo enterraron vivo)

Y centellea la palabra, saja
como un rayo de luz la sombra inhabitable
y ya no estás donde hace frío
sino donde todo es posible, como una mañana
de sol, o una inminencia de milagro
humano, a punto de no ser más que la huella,
consoladora y desconsoladora
"de lo que existe porque existes y porque el mundo existe
y porque los tres podemos correctamente dejar de existir"

Mariano Roldán

No hay comentarios: